TRIDUO – COMIDA DE HERMANDAD Y SALIDA DE LA GUIA

 


Un año más, la Cofradía Virgen de la Guía, celebraba el tradicional Triduo en honor a nuestra Madre, durante los días 9- 10 – 11 de Abril del 2014, a las 9,30 de la noche, en la Iglesia de la Purísima Concepción, sede canónica de la Virgen de la Guía. Ocupando la Sagrada Cátedra el Reverendo Padre D. Antonio Tejero Díaz, Arcipreste del alto Guadalquivir y Cura Párroco de Nuestra Señora del Carmen, del pueblo cordobés de Montoro.

Las “Intenciones” fueron dedicadas a los difuntos siguientes: día 9, Concepción Guadix Rivas – Manuel Velasco Delgado y Antonio Estepa Franco: día 10, Antonio Quero Rivas – Carmen Sánchez Ligero y María Gracia Gómez: día 11, Francisco López Cosano – Ana Mª Pérez Llamas y Soledad Palos Díaz. Como siempre durante los días del Triduo y Misa de salida, nos acompañaban con sus cantos Litúrgicos, “La Schola Cantorum Santa Cecilia”.

Respecto a nuestra Madre, como siempre estaba bellísima, vestida por las primorosas manos de Clemente Rivas, ayudado por las Camareras de la Cofradía y los Mayordomos. Hay que destacar, que el Templo estuvo durante los tres días, repleto de hermanos y familiares de los difuntos, más otros que quisieron acompañarnos.

D. Antonio Tejero, estuvo sensacional y antes de predicar la misa, comentaba sentirse muy a gusto, de poder reencontrarse con una buena parte de la Feligresía pontana, donde avía dejado una reguera de buenos amigos, de su paso por Puente Genil, como Cura Párroco de la Iglesia de Santiago, del barrio de Miragenil, destacando su buena amistad con los componentes de la Schola Cantorum Santa Cecilia. Comentándolos también, que le hubiese gustado, predicar una Novena o Quinario, para poder disfrutar de la compañía de tantos amigos y caras conocidas, que son amigos para siempre.

En cuanto a las misas del Triduo, fueron de un gran nivel, con unas homilías clarividentes y llenas de contenido humano y espiritual, indicándonos que no tengamos miedo de poder abril las puertas del Cielo, frente a la muerte. Con temas de actualidad y como no dirigidas al Padre Eterno y a María Santísima de la Guía. Fueron también predicadas, que los feligreses que acudieron, nos sabía a poco. Un gran Triduo que los hermanos cofrades, calificaron de sensacional.

El último día del Triduo, es decir el viernes de Dolores, como viene siendo tradición, se sirvieron unos ágapes, para los hermanos/a, de la cofradía e invitados, entre los cuales se encontraba D. Antonio Tejero y parte del Coro Santa Cecilia.

En el trascurso de los ágapes, nuestro Cofrade Mayor Francisco M. Benites, hacia entrega de un pergamino a D. Antonio Tejero, en agradecimiento por su participación en el Triduo, el cual agradezca con palabras de cariños, hacia la hermanos de la Cofradía diciendo que habían sido tres noches inolvidables y que ya estaba echando de menos estas reuniones Mananteras. Al igual el Cofrade también le hacía entrega al Coro Santa Cecilia, de otro pergamino, reconociendo su gran labor desinteresada, en los triduos y Quinarios, durante la cuaresma y recto del año, y en espacial por la celebración del 75 aniversario de la fundación del Coro. Un final de triduo, que con la presencia de los componentes del Coro, con sus cantos Litúrgicos, les dieron brillantes, a esta noche de Viernes de Dolores.

COMIDA DE HERMANDAD 2014

Ya el sábado día 12, como también viene siendo tradición, celebrábamos la comida de hermandad en el cuartel de los Ataos. Sobre las tres de la tarde, el sub. Cofrade y portavoz de esta comida, hermano del 1º de la Guía, Miguel Ángel López Berral, daba la bienvenida a todos los hermanos asistentes. Pasándole la palabra al Cofrade Mayor Honorífico, Antonio Gálvez, quien dijo las preces y bendijo los alimentos a degustar. Acto seguido también hacia uso de la palabra, el Presidente de los Ataos y Corporación matriz de la Guía, Manuel Gálvez Espadas, el cual se dirigía con palabras de elogios, hacia nuestro hermano Mayor de la Guía 1014, Raúl Fernández, deseándole que hiciese un gran desfile Procesional con nuestra madre. Alegando que gracias al ayudante Manuel Gálvez “El America”, al no poder procesional a la Virgen el año pasado, decidió que fuese el este año también hermano Mayor, recordándole que por primera vez se aria el intercambio de bastones en el principio de la cuesta Baena. Como así ocurrió, subiéndola y encerándola el hermano Mayor 2015 Manuel Gálvez. Por último el presidente de los Ataos, le decía al Cofrade Mayor Fco. Benites, que el cuartel de los Ataos siempre tendrá las puertas abiertas, para la reuniones de nuestra Cofradía.

También hacía huso de la palabra, el Presidente del 1º de la Guía y del Desprecio de Herodes, felicitando a todo el equipo encargados de la preparación del paso y de todo el Exorno del mismo, un esfuerzo que se a visto recompensado, por lo bonita que estaba nuestra Madre. Y que el vínculo entre hermanos vetearnos y jóvenes se siga fortaleciendo.

Más tarde tomaba la palabra nuestro hermano Manuel García, quien con palabras de recuerdo, nos comentaba, que la comida estaba transcurriendo, en buena armonía y de hermanamiento, pero que en ella echaba mucho de menos a dos grandes hermanos cofrades y ex hermanos Mayores de la Guía, como lo fueron Manuel Hurtado Ruz “Manolo Huertas” y Antonio Quero Rivas, que en Gloria estén. Dedicándole también un recuerdo muy afectuoso a nuestro hermano Manuel Barcos Cejas, el cual sigue hospitalizado, deseándole su pronta recuperación.

Nuestro hermano Fco J. Membiela, intervenía para disculpar su no presencia a esta comida de los hermanos del 2º de la Guía, ya que todos ellos militan en un equipo del futbol pontano y estaban jugando un partido de la liga. Felicitando al hermano Mayor y su ayudante, para que tuviesen un buen desfile procesional.

Del mismo modo, tomaba la palabra nuestro hermano Antonio Moreno, el cual dedicaba unas palabras de elogios hacia todos los hermanos cofrades, pero que principalmente su intervención, era para elogiar a nuestro ex Cofrade Mayor, José Amador Beltrán. El cual tomaba la palabra y nos comentaba, que en su último mandato como Cofrade Mayor, habíamos sufrido por primera vez en la historia de la Cofradía, el dejar encerrada a nuestra madre, por culpa de la insistente lluvia. Ello nos dejó un sabor agridulce que no debería de repetirse, pero que este año la meteorología nos dejaría hacer un gran desfile.

También nos comentaba Pepe Amador, que por encima de los hermanos estaba la Cofradía, que arropásemos a los nuevos directivos, para que todo valla sobre ruedas y dándole el mejor apoyo a nuestro Cofrade Mayor Fco M. Benitez, por el bien de nuestra Cofradía. Terminando felicitado a Raúl Fernández, que por fin este año disfrutara de su mandato como Hermano Mayor de nuestra madre.

A renglón seguido, nuestro hermano Rafael Serrano Cosano, se sitúo al lado del hermano Mayor y del Cofrade Mayor, diciendo que este era un gran año mananteramente hablando para su persona, ya que su hermano Raúl Fernández abría la Semana Santa como hermano Mayor de la Guía, y el la serraba como hermano Mayor y del Señor Resucitado, y máxime haciéndolo ya con su Trono. Haciéndole entrega al Cofrade Mayor Fco. Benítez, de un cuadro de la Iglesia del Carmen, con las figuras difuminadas, del Señor Resucitado y de la Virgen de la Guía.

Como es obvio, intervenía el hermano mayor Raúl Fernández, quien totalmente emocionado, daba las gracias a Manuel Gálvez, por gran gesto de cederle el mandato de hermano Mayor. A nuestro hermano Fernando Anfruns, también lo felicitaba por la obtención de la medalla de oro de la Cofradía. Dándole también las gracias a su cuñado “Curro” por acompañarle en esta comida, después con lágrimas casi retenidas, nos decía que hoy no estaba totalmente contento, porque le faltaba la presencia de su padre, ya que se encontraba enfermo.

También nos contaba, que cuando el solo tenía 10 o 12 años de edad, le decía a su abuelo materno Eduardo Cosano sentados en la matriche de enfrente de su hogar en el Palomar y le preguntaba ¡Abuelo! Tú crees que yo algún día podré ser hermano mayor de algún paso de Semana Santa, mi ¡abuelo! me respondía, ¡Mira Niño! La posibilidad la tienes, si le dices al ¡Rubio Trenas! que está en los Ataos y en la Virgen de la Guía, que cuando seas mayor entres en los Ataos y en la Virgen de la Guía, y así lo pobras conseguirlo. Pasado los años y ya con una edad prudencial y con mi tío Eduardo Cosano (El Cartero) como hermano de los Ataos, siendo el y el “Rubio Trenas” mis padrinos de corporación lo conseguí. ¡ y aquí me tenéis! En la corporación de mis sueños y en la cofradía de mis amores, María Santísima de la Guía, siendo su hermano Mayor. Porque hermanos esta tarde sí que salimos y procuraremos hacer un buen desfile.

Improvisadamente nuestro hermano Manuel Gálvez Silva “El America” intervenía, comentándonos que este era su año, con la imposición de la medalla de los 50 años por parte de sus hermanos Ataos y el ser el hermano Mayor de la Guía, cosa que era lo previsto y le hubiera gustado serlo. Pero yo no me quedaba tranquilo que por culpa de la lluvia, mi hermano Raúl, se quedase sin procesional a nuestra Madre, cediéndole ser otra vez ser hermano Mayor de la Guía, haciéndolo gustosamente por mi parte y de los directivos de la cofradía. Pero quiero que sepas hermano Raúl, que no me pesa el haberlo hecho porque tú lo mereces.

Cerrando la comida y el acto, nuestro Cofrade Mayor Fco. M. Benites, en principio daba las gracias a todos los que acudieron a la comida. A la corporación matriz de la Guía, Los Ataos, que siempre están al pie del cañón en favor de la Cofradía. A los presidentes de los grupos de penitencia 1º y 2º de la Guía, que han reforzado como hermanos nuestra Cofradía. También daba las gracias a Manuel García, ecónomo de la Cofradía, y deseándonos tanto al hermano Mayor Raúl Fernández, un buen y brillante desfile, asiéndolo extensivo a todos los hermanos y hermanas de la Guía.

FUNCION DE REGLA Y SALIDA

Sobre las 6 de la tarde, los hermanos Mayores, el Cofrade Mayor Honorífico, junto con el Cofrade Mayor y algunos hermanos, nos trasladamos ya ataviados con las túnicas, al cuartel de los hermanos del Desprecio de Herodes, donde se encontraban los hermanos del 1º y 2º de la Guía, con los nuevos capirotes. Saliendo en comitiva hacia el cuartel de los Ataos, donde acompañados por la campanita nos dirigimos en perfecta formación, hacia la Iglesia de al Concepción, donde se realizó la Función de Regla, predicada por D. Antonio Budia Sabán, cura párroco de la Iglesia de Santiago del barrio de Miragenil, y la presencia del Coro Santa Cecilia,. Predicando una gran Misa y una Homilía del diez, con alabanzas a nuestra madre, que es la que abre la Semana Santa y el camino de la vida y la muerte de Jesús Nazareno, el cual terminada la misa, nos deseaba un buen desfile, acompañándonos durante un buen tramo del mismo de la calle Aguilar.

Ya sobre pasadas las 8 de la tarde, salía del Templo nuestra madre la Virgen de la Guía, acompañada de la campanita, el estandarte, los grupos de penitencia con sus nuevos capiruchos y hermanos de la Cofradía, desde el interior de la Iglesia. Hay que destacar que los grupos de capiruchos les dieron a la Procesión mucho más empaque, seriedad y vistosidad al desfile. Con la novedad de la recuperación de la calle Aguilar y paseo del Romeral, volviendo al recorrido tradicional, más la novedad de que tras el baile de la Virgen a la puerta del cuartel de los Ataos, la Virgen bajaba calle Calzada acompañada de la música.

Por comentar alguna incidencia, diré que por circunstancias de retraso del tiempo en la procesión, la calle D. Gonzalo la pasamos demasiado de prisa, cosa que el año que viene les pondremos remedio. También como novedad, al principio de la cuesta Baena, se produjo por vez primera, el intercambio de bastones de hermanos Mayores, con gran solemnidad y abrazos fraternales, subiendo la cuesta Baena y el encierro el hermano Mayor 2015, Manuel Gálvez Silva (Chifarri). Salvado la pequeña incidencia, la Virgen se encerraba a las doce en punto de la noche, según el horario previsto.

¡Un grandioso desfile procesional realizado por los hermanos de la Cofradía de la Virgen de la Guía, ya con el pensamiento puesto en el año que viene, esperando que también nos haga un buen tiempo meteorológico!