HISTORIA DE LA SEMANA SANTA DE PUENTE GENIL

 

Documentos de Antonio Gálvez Silva “Chifarri

La Semana Santa de Puente Genil (antes Pontón de Don Gonzalo), data de mediados del siglo XVI. Tiene lugar el nacimiento de las Cofradías y Hermandades desde mediados del siglo XVI, hasta el primer tercio del siglo XVII; señalando la más antigua la de la Veracruz.

Aunque se cita la fecha de 1613, como la construcción de la ermita del mismo nombre, apuntan los historiadores Aguilar y Cano, y reproduce Don José Segundo Jiménez Rodríguez, en su libro “Historia de la Semana Santa de Puente Genil”, (volumen V), ser anterior a la fecha indicada., ya en los documentos municipales del siglo XVI se cita la calle de la Veracruz como existente, en esta ermita estaba la cofradía inicialmente llamada la “de la sangre”, por los azotes que se daban sus miembros en la procesión del Jueves Santo. Procesionaban un Cristo crucificado más tarde se llamará de los Valientes (duros y valientes debían ser aquellos cofrades, que despojándose de la parte alta de las túnicas blancas, dejaban al descubierto sus espaldas, azotándose duramente hasta hacer brotar sangre; previamente se habían frotado con cepillos y los cordeles solían llevar puntas de hierro o vidrio), en la Plaza de Lara, se detenía la procesión y desde un balcón se asomaban al Cristo diciendo: Ecce Homo, momento que los cofrades arreciaban en los azotes. Suprimida esta costumbre por Orden Gubernamental, se sustituye la imagen por la de Nuestro Padre Amarrado a la Columna, al que se unirá más tarde en la procesión del Jueves Santo, Nuestro Padre Jesús Preso y una Virgen Dolorosa.
Pasando al Viernes Santo, continúan los verificando los distintos historiadores, que en años sucesivos aparecieran las más antiguas cofradías, como la Soledad, Santo Sepulcro, San Juan Evangelista y Angustias. Pero es la procesión del Viernes Santo diurno, a pesar de ser la tercera en su aparición, la que va a dar un nuevo planteamiento y a introducir novedades que se generalizan después en el resto o gran parte de las procesiones.
Para este día de Viernes Santo, se funda la cofradía de Jesús Nazareno, que data de 1595, si bien la imagen de Jesús Nazareno es, de 1622 (procedente de la escuela granadina, seguidores del imaginero Pablo Rojas), ésta cofradía conserva la más rica fuente de datos, desde 1638, en sus actas se reflejan la aparición de las Figuras Bíblicas, que parten desde el 1660. La cofradía de Jesús Nazareno, (según los apuntes  históricos se ubica) en la ermita de San Cristóbal, pero pronto alentados por el fervor que generaba Jesús de Nazareno, se cambia la denominación de la ermita.
Así al tomarse las cuentas al licenciado Don. Antonio Alfaro, el día 3 de julio de 1640, se titulara Mayordomo de Jesús de nazareno y cofradía del señor de San Cristóbal, pero pronto en 1643, se dirá Mayordomo de la Cofradía y Hermandad de Jesús Nazareno y Ntra. Sra. de la Guía, en ésta, existe el documento más antiguo, que data del 1638, informándonos que consigna los gastos e ingresos en las cuentas de inversiones que se realizaban, entre otras (tafetán morado para una túnica de Jesús Nazareno, horquillas, música y cantores, ayudas para las danzas del Corpus), otros muchos más datos nos aporta estas cuentas, que son interesantes para el conocimiento posterior y evolución de las Figuras Bíblicas. Las actas y cuentas presentadas en 1663 alusivas a la Semanas Santas, desde el 1660, citan y confirman la aparición de Figuras Bíblicas en el siglo XVII.
Siguen comentándonos, los distintos historiadores locales la aparición de las figuras bíblicas, desde el 1660, concerniente a la Corporación de Los Ataos, las primeras que aparecen son las de Los Ladrones, en 1666, corresponden a Dimas y Gestas, figuras que identifican a la Corporación y que dan nombre a la misma, llamándola Los Ataos. Desfilando procesionalmente el Viernes Santo diurno, amarrados por un cordel presumiblemente a unas cruces por los brazos, (de este hecho, no hay constancia en ningún escrito, pero es la deducción que ésta corporación estima fuese realidad). Según los datos investigados en los distintos archivos de la cofradía Jesús Nazareno y Registro del Ayuntamiento, Dimas y Gestas, perteneció a la Cofradía de Jesús Nazareno durante muchos años, después se fueron segregando de la Cofradía junto con otras figuras bíblicas que también pertenecían a dicha cofradía, entre otras, Evangelistas, Apóstoles, Sibilas, Sayones o Judíos.
En las cuentas de la Cofradía de Jesús, por inventario del 28 de Noviembre de 1719, sigue enumerando las ropas de las figuras, entre otras aparecen, dos camisetas y zaraguelas de lienzo amarillo para los Ladrones, continua reflejándose en el inventario dos cruces para los Ladrones, (por lo que deducimos la anterior teoría, que éstas dos figuras desfilaban amarrados a las Cruces, o que, ya existían los dos sayones que actualmente portan las cruces escoltados por algunos Romanos). Más tarde y en el mismo inventario aludido, se consigna dos Túnicas de lino amarillo y rostros (rostrillos) que sirven para los Ladrones. Por ello nuestra Corporación nace con las figuras de Los Ladrones, (Dimas y Gestas) en 1666, en años venideros irán apareciendo el resto de nuestras figuras. Se conoce que en el año 1780, se incorpora la figura de Judas el traidor, otro de los personajes más representativos de nuestra Corporación; la figura impactante y que más destaca en el cuadro de Los Ataos desfilando, es el revolucionario “Barrabás”; según la tesis de Francisco Cano, la aparición de la figura de “Barrabás” nace tras la publicación del manifiesto Comunista en 1848 <<que cae en tierra abonada y toda Europa se agita y las revoluciones y levantamientos se suceden por doquier. España no es ajena a estos movimientos revolucionarios y como consecuencia, en la Villa surge una nueva figura “Barrabás”>>, sostengo que ésta aparece como fruto de los grandes mitos románticos que por tales llevan gran cargo de ruptura ante la severidad o rigidez que imponía la religiosidad profunda y personal, que, por otro lado, se sentía cumplida en la cofradía o hermandad y por tanto es un canto más a la libertad de expresión, a lo excepcional. Así y por idéntica razón aparecen en la misma Corporación “Los Ataos” las figuras de Judas, Pedro y Pablo, figuras de interés, en Judas; la falsa fortaleza, que en Pedro compromete no sólo a ir a prisión –por Jesús- <<sino a la muerte>> en la Última Cena por lo que el Jueves Santo sale con un libro, símbolo de doctrina y una espada que simboliza la fuerza y violencia en defensa de esa doctrina, si bien el Viernes Santo llevará como símbolo un gallo, testimonio de la traición al Maestro. Pablo, por su parte, representa el fanatismo y la persecución de los cristianos.
Por todo ello y por los testimonios de los historiadores locales, nuestra Corporación queda constituida con todos los personajes que en la actualidad representamos en los desfiles procesionales de Semana Santa, allá a final del XVIII o mediados del XIX, dependiendo de la Cofradía de Jesús Nazareno y constituidos en Corporación en casas llamadas “Cuarteles”, donde celebran sus Juntas, comidas acompañadas de  bebidas, con el objeto de vestir a los personajes o figuras, que participan en los desfiles procesionales de Semana Santa. Ésta afirmación se puede verificar en las distintas actas de la Cofradía de Jesús Nazareno y lo publicado por José Segundo Jiménez en los diferentes libros editados, relacionados con la historia de Puente Genil y su Semana Santa. En uno de estos libros, se puede ver el itinerario de guía de los desfiles procesionales concerniente al año 1899, en el se relata que el desfile de Jueves y Viernes Santo diurno, aparecen las figuras que componen nuestra Corporación al completo y también que en el Viernes Santo noche, detrás de la Virgen de las Angustias, desfilan cuatro Romanos portando la Túnica sagrada.
Por todo lo consultado en las diferentes publicaciones, apuntes históricos y actas de la Cofradía de Jesús Nazareno y expuesto por los historiadores locales, podemos afirmar que la Corporación de Los Ataos, es una de las primeras en aparecer en nuestra Semana Santa, una de las más representativas por los personajes bíblicos que la componen, todos representativos del Nuevo Testamento y muy vinculados a la Vida, Pasión y muerte de nuestro Padre Jesús Nazareno. (No hemos encontrado en ningún documento consultado, que Los Ataos, fuesen dos corporaciones y que con la incorporación de las figuras de Judas, Pedro y Pablo se convirtiese en una, por tanto creemos que la Corporación de Los Ataos, siempre ha sido una).
Volviendo al origen de las figuras bíblicas y su continuidad, habiendo consultado en todos los archivos municipales y en las de la hermandad de Jesús Nazareno donde se crean, tenemos ciertas dudas de las fechas que se crean, no existiendo datos del año que se desligan de la Cofradía de Jesús Nazareno para independizarse, dando lugar a la creación de los “Cuarteles”.
Existen muchos datos que nos confirman que, las figuras bíblicas, no siempre participaron en los desfiles procesionales consecutivamente, ya que, las trabas que imponían las autoridades eclesiásticas, que nunca vieron con buenos ojos el vestir las figuras desde su aparición, al considerar los vicarios que los personajes que las vestían no practicaban la religión católica, al intervenir la bebida y los grandes festines o comilones y considerar que practicaban una fiesta pagana, por lo expuesto y debido a cambios políticos, las figuras fueron desapareciendo, algunas de ellas; apareciendo de nuevo, posteriormente y debido a la guerra civil, tuvieron problemas para desarrollar su cometido, el de acompañar a los pasos; que también los tuvieron para realizar los desfiles procesionales, (algunos atrevidos lo hiciesen bajo multas e incluso el encarcelamiento por parte de las autoridades), hechos que se pueden constatar, ya que, ha sido confirmado por nuestros mayores.
Nuestra Corporación, al principio vinculada a la Cofradía de Jesús de Nazareno, y después como autónoma, nunca ha dejado de existir, al igual que otras, (Apóstoles, Evangelistas y otras), llegando a la conclusión que los aniversario o centenarios, celebrados por algunas corporaciones, no se corresponden con la realidad, ya que,  desde su creación no han sido realizados los desfiles procesionales consecutivos.