PEDRO

 

 

PEDRO: Simón o Simeón).

Apóstol de Jesucristo y primer jefe de su Iglesia (Betsaida, Galilea, ? - Roma ?, h. 64/67). Era un pescador del mar de Galilea, hasta que dejó su casa de Cafarnaúm para unirse a los discípulos de Jesús en los primeros momentos de su predicación; junto con él se unieron a Jesús otros pescadores de la localidad, como su propio hermano Andrés y los dos hijos de Zebedeo, Santiago y Juan, todos los cuales formaron parte del núcleo originario de los doce apóstoles.    San Pedro carecía de estudios, pero pronto se distinguió entre los discípulos por su fuerte personalidad y su cercanía al maestro, erigiéndose frecuentemente en portavoz del grupo. El sobrenombre de Pedro se lo puso Jesús al señalarle como la «piedra» (petra en latín) sobre la que habría de edificar su Iglesia. Según el relato evangélico, San Pedro negó hasta tres veces conocer a Jesús la noche en que éste fue arrestado, cumpliendo una profecía que le había hecho el maestro; pero arrepentido de aquella negación, su fe no volvió a flaquear y, después de la crucifixión de Jesús, se dedicó a propagar sus enseñanzas. Viste túnica granate y manto amarillo oro en tejido de terciopelo, su rostrillo tiene la expresión que define la tragedia que sufrió su Maestro, unas lágrimas vierten de sus ojos recordando lo que lloró cuando negó a Jesús, barba cerrada de color blanco, y unas profundas entradas en el pelo. Representa en los desfiles procesionales la negación de Jesús y la evangelización; el Jueves, Viernes Santo noche y Sábado de Gloria desfila portando un libro en la mano izquierda y en la derecha empuña una espada que deja caer en el libro, símbolo de fuerza. El Viernes Santo diurno y Domingo de Resurrección, desfila portando en su mano derecha un vistoso gallo blanco vivo, (representando la negación de Jesús) que se mantiene en los dedos que viste la figura sin moverse y sin sujeción ninguna, dando un toque de originalidad dentro del desfile, con los dedos de la mano izquierda va señalando al gallo; hace la estación de penitencia con las manos en posición a la altura de la barbilla sin bajarlas en todo el recorrido.

<---- Atrás