PALABRAS DE AGRADECIMIENTO A LOS ATAOS POR SER NOMBRADO MANANTERO EJEMPLAR

 

En una Junta de la Virgen de la Guía
Un hermano llamado “Perico Rivas”
A los Ataos les decía,
Dirigiéndose al Presidente, a José Amador le pedía:
“Hermano, escribe una carta
A la Agrupación de Cofradías,
Proponiendo a Antonio Chifarri para que
Manantero Ejemplar pudiese ser en su día”

La propuesta empezó a madurarse
Y Pepe a los Ataos, Apóstoles y Potencias
Se lo decía:
“Tenemos que apoyar esta propuesta
Que Perico nos pedía”
Y las tres Corporaciones
Al unísono se unían.

Y en la pasada Semana Santa
En el Cuartel de los Ataos,
Un nuevo Presidente en votación se elegía,
Era el hermano Membiela
En el que el cargo recaía.

Nombrando a su Directiva
El testigo recogía,
Y con entusiasmo y tesón
La propuesta maduró.

Comenzó las reuniones
Que la Agrupación convocó
Y con gran maestría
A su hermano “Antonio Chifarri” defendió.

Fue tarea difícil
Pero al fin se consiguió
Y a mediados de Enero
La noticia en el pueblo saltó.
Y el hermano presidente
Con muchísima ilusión
Pregonó a los cuatro vientos
“Hermanos, ya tenemos Manantero Ejemplar
Y es de nuestra Corporación.”

Después de la noticia
Todo fue elogios, abrazos y felicitación
Porque recaía en mi persona
Ese gran Galardón.

Lo cual, queridos Hermanos,
Me llenaba de ilusión
Y yo, como buen manantero,
Se lo agradezco a esta Corporación.

Pasaron poquitos días
Hasta que el nombramiento se formalizó,
Y le dije al Hermano Membiela
Que me hiciese la presentación.
La tarea era algo difícil,
Pero a él le hizo mucha ilusión.

Y llego el día deseado de aquella presentación
Y en las Bodegas Delgado, en Junta de Agrupación,
Lo hizo tan bonito y elocuente
Que hasta el gentío lloró.

Hizo de mí una semblanza
Con elegancia y maestría,
Con dote de buen orador
Fue tan emotivo y sencillo
Que nadie se aburría.
Y al terminar su discurso
Con los ojos humedecidos
Recibió un sonoro aplauso
Como El lo merecía.

Allí estaban mis Ataos
Acompañándome ese día,
Mi familia, mi mujer y mis hijos,
Acompañados de mi futuro yerno
Cosa que yo quería.

Rodearon a mis seres queridos
Y a ellos les protegían
Como si fuesen buenos soldados
Que a sus Reyes defendían.

Después pronuncié unas palabras
Que a los asistentes conmovieron.

Di las gracias a los Mananteros
Y a la Agrupación de Cofradías,
Tambien se las di a mi Presidente
Por la presentación que me hacía.

Recordé a mis padres queridos,
Di las gracias a mi mujer y a mis hijos,
Y terminé mi intervención con una Saeta sentida
Que caldeó el ambiente
Y con ella me despedía.

Y comencé una Cuaresma
Jamás antes vivida
E inicié una andadura
Entre Quinarios, Sermones y Letanías,
Y os puedo decir Hermanos queridos,
Que me he sentido en la Gloria
Durante cuarenta días.

Y llegó el Domingo de Ramos
¡Qué Domingo Madre Mía!
Asistiendo a la Misa
Que le dedicaron a María,
Ella en Soledad pero llena de alegría.

Y después me fui al Pregón
¡Qué Pregón Madre Mía!
El que dieron los Evangelistas
Y que bonito lo hacían.

Y allí se me entregó el galardón
De Manantero Ejemplar
Que es lo más grande de mi vida.

Y hoy he querido transmitiros
Lo que he vivido en estos días,
De nuevo os doy las GRACIAS
Para todo lo que me quede de vida.

Porque ser un buen Manantero
Es cosa fundamental,
Tener alma de Pontano,
Ser creyente y cristiano
Y a tu Semana Santa querer.

Por todo ello hermanos,
Y por muchas cosas más,
He llegado en esta vida
A ser Manantero Ejemplar.

Le doy las Gracias a Dios y a los Ataos,
A la Hermandad de Cofradías,
A Jesús Nazareno
Y a la Virgen de la Guía.

Tambien doy gracias a mis Padres,
Que fueron los que me engendraron,
Los populares “Chifarri”, Ascensión y Manuel
Y como no, se las doy a mi Señora ISABEL.

Ella es la flor más temprana
Que reluce en mi hogar,
La más dulce y la más bella rosa
Que tengo en mi rosal.

Ella cuida de mí día a día
Es la madre de mis hijos
Dos claveles sin deshojar
Que me han ayudado a ser Manantero Ejemplar.

Ellos me alientan y me animan
Me protegen y me miman
Y ellos son lo más grande
Que me ocurrió en la VIDA.

Tambien decirle al Decano
De sobrenombre “El Americano”
De este que es tu hermano de sangre
Que te quiere y no es en vano.

Que Dios te de fuerzas y salud
Para que en un tiempo no muy lejano
Puedas celebrar como Atao
El cincuenta cumpleaños.

Es el Atao más importante
Al que todos respetamos,
El tiene su forma de ser,
Aunque algunos no lo entendamos
Pero tiene un corazón de Atao
Que no le cabe en las manos.

Y voy a parar un momento estas letrillas
Para brindar por mí hermano
Un Atao de postín
Y por eso es el Decano.

Y después de este brindis
Continuamos hermanos.

Decir a los Medallas de Oro
Que con fuerza nos unamos
Que somos el buque insignia
De la Corporación de los Ataos,
Apoyando a los que nos gobiernan
Por su esfuerzo y trabajo
Hasta llevar los años
Que nosotros llevamos.

Decirle a la juventud
Que son el tesoro más preciado
Que son los herederos de la Corporación
Que esta no es una peña de amigos
Como algunos creamos.

Que estamos en los Ataos,
De la que nuestros mayores heredamos,
Que es vestir de figuras
Y tambien de romanos
¡Esto no es un restaurante
Donde nosotros comamos!

Es compartir unas uvitas
Y llevarnos como hermanos
Cantando saetas, diciendo poesías,
Es sentir nuestras tradiciones
Y difundirlas sin reparo.

Hoy es el día del Amor Fraterno
Tarde del Jueves Santo
Recordar a nuestros difuntos
Y todos juntos nos unamos,
Dándonos un abrazo fraterno
¡Que estamos en los Ataos!
La Corporación más bonita
Que hace vibrar a los Pontanos.